“Haz el amor, no el porno”

Es el nombre del sitio web que busca terminar con la fantasía del sexo que se ve en las películas en post de valorar lo que es real.

De un tiempo a esta parte son muchas las mujeres que defienden la idea de no sentirse como actrices porno en la cama. Puede ser porque se sienten mal cuando sus parejas les piden que realicen algunos juegos o simplemente por un tema de personalidad o moral.

Cindy Gallop es una empresaria norteamericana de 50 años que se cansó de tener sexo con jóvenes y ver como se repetían mucho de los patrones en cada encuentro. Según comentó a The New York Times, todos sus amantes intentaban realizar los movimientos y actos que veían en las películas, pero no todas las mujeres quieren tener sexo así.

Por esto decidió crear "MakeLoveNotPorn" un sitio web donde mujeres y hombres cuentan sus más fogosas historias sobre hacer el amor, con detalles y estilos más bien naturales no tan mecanizados e idealizados como los de las películas. Ahora Cindy ha comprado el mismo dominio pero .tv donde los usuarios suben videos caseros en los que según ella aparecen “personas reales teniendo lo que podría ser llamado sexo no-actuado”.

El sitio donde se suben los videos es pagado, cada usuario debe pagar por subir y por ver, de esta manera me parece que es inevitable que su idea se convierta en pornografía ya que es evidente que los videos con más vistas siempre serán los más lúdicos, así que la verdad es que pienso que esta señora solo busca hacer ruido para crear un nuevo redtube.

Respecto del acto de hacer el amor v/s el porno, creo que cada uno sabe cómo hace las cosas, pero lo fundamental es reconocer cuáles son tus límites y preferencias. Está bien experimentar  y si buscas en el porno algunas ideas no debería haber problemas, incluso te puede ayudar mucho en casos como el de las parejas que llevan mucho tiempo y tienen relaciones sexuales cada vez más monótonas. Sin embargo, es fundamental que tengas claro que no todo lo que ves en ese material necesariamente podrás hacerlo y si es así nadie puede obligarte a hacer algo que no quieres. Ese es el límite.

Cindy comparó ciertos puntos que según el porno son ley y que en la vida real no son más que un cliché o fetiche:

Porno: Los hombres aman eyacular en la cara de la mujer y a las mujeres les encanta que los hombres eyaculen en sus rostros.

Vida real: Algunas mujeres lo hacen y algunas mujeres no. A algunos chicos les gusta hacerlo y a otros no. Es una elección personal.

Porno: Las mujeres no tienen vello ahí abajo.

Vida real: Algunas mujeres se afeitan, algunas no. Algunos hombres prefieren a las mujeres con vello púbico ya que si no está en constante mantención, incluso les puede causar dolor en el pene.

Porno: Las mujeres tienen orgasmos todo el tiempo, sin necesidad de que algo toque su clítoris.

Vida real: Para que una mujer tenga un orgasmo tiene que haber algún tipo de presión rítmica sobre el clítoris. Puede ser con el hueso pélvico, la lengua, los dedos, o lo que sea pero tiene que ser allí.

Porno: Todas las mujeres aman el sexo anal.

Vida real: Muchas mujeres no quieren tener sexo anal. A algunas mujeres les encanta, a otras no. Algunos chicos quieren hacerlo, a otros no les gusta mucho la idea. Hombres se han preguntado cómo se sentiría que alguien se los haga por ahí. Es excelente si ambos quieren pero si uno de ellos no está en eso no es tan buena idea.

powered byDisqus